Un cerebro agradecido es un cerebro feliz


gracias

Ser agradecidos nos hace más felices

El agradecimiento es un aspecto muy importante de nuestra vida que significa apreciar lo que recibimos, tanto sea tangible como intangible. Al agradecer apreciamos todo lo bueno que tenemos en nuestra vida que, en muchos casos, procede de fuera de nosotros mismos ya sea de otras personas, de la naturaleza, etc. Además, la gratitud nos ayuda a centrarnos en lo que tenemos en lugar de hacerlo en lo que no tenemos. Esta actitud mental, que puede resultar difícil y artificial al principio, se va a haciendo más fuerte y natural con la práctica. Así, la gratitud es una forma de apreciar lo que se tiene, en lugar de estar siempre tratando de conseguir algo nuevo que nos hará felices y sin lo cual no podemos serlo. 

T-gratitude-esHD-AR1Estudios llevados cabo desde la Psicología positiva han demostrado que la gratitud está fuertemente  asociada con una mayor felicidad, ya que el agradecer aumentan las emociones positivas, se disfruta más con las buenas experiencias, mejora la salud, nos sentimos más fuertes para hacer frente a la adversidad y nos ayuda a crear mejores relaciones sociales.

En un estudio llevado a cabo por Dr. Robert A. Emmons, de la Universidad Davis de California, y el Dr. Michael E. McCullough, de la Universidad de Miami, se pidió a los participantes que durante 10 semanas escribieran unas frases sobre algunos aspectos particulares de sus vidas: 1)-Un grupo escribió cosas que habían ocurrido durante la semana y por las que estaban agradecidos, 2)-Otro grupo escribió cosas que les habían irritado  y 3)-Un último grupo escribió cosas que les habían afectado de manera positiva o negativa. Tras las 10 semanas los participantes del primer grupo, que habían escrito sobre cosas por las que estaban agradecidos, se encontraron más optimistas y más contentos con sus vidas. Además, habían realizado más actividad física y visitado menos veces a los médicos que los otros dos grupos.

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando agradecemos?

En la actualidad se está empezando a estudiar la neurociencia del agradecimiento, cuáles son sus bases neurobiológicas.

FOX ET AL (2016)En un estudio llevado a cabo por el grupo de Antonio Damasio en el Brain and Creativity Institute de la Universidad de Southern California se registró la actividad cerebral mediante la técnica de resonancia magnética funcional de los participantes a la vez que éstos estaban agradeciendo mentalmente. El estímulo que utilizaron los investigadores para inducir agradecimiento en los participantes consistió en escuchar historias de agradecimiento de supervivientes del holocausto y pedirles que se pusieran en su lugar e imaginaran lo que hubieran sentido ellos si hubieran recibido la misma ayuda en esa situación. Además, se les pidió que valoraban cuán agradecidos estaban. Los investigadores esperaban encontrar un aumento en la actividad de regiones cerebrales asociadas a la cognición moral, los juicios de valor y la teoría de la mente. Los resultados indicaron que el nivel de gratitud se correlacionó con el nivel de actividad cerebral en la corteza cingulada anterior y en la corteza prefrontal medial (véanse en la imagen), corroborando la hipótesis de los investigadores ya que estas regiones cerebrales están asociadas con la cognición moral, los juicios de valor y la teoría de la mente. En conclusión, este estudio supone un gran avance en el conocimiento de los circuitos cerebrales implicados en la cognición moral y la emoción positiva que acompaña a la experiencia de estar agradecido por la buena voluntad de otras personas.

¡Pon tu cerebro en modo agradecido y te sentirás más feliz!

 

Referencias:

Manuela Martínez-Ortiz
Acerca de Manuela Martínez-Ortiz 48 Articles
Es un placer darte la bienvenida a mi página web en la que voy a compartir información sobre Neurofelicidad y sus aplicaciones en diferentes ámbitos de nuestra sociedad como son el ámbito de la salud, el escolar, el laboral, y el económico, entre otros. Soy Doctora en Medicina y Cirugía y Catedrática de Psicobiología en la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia. Durante muchos años he trabajado en Neurocriminología, tanto en la biología de la conducta violenta como en las consecuencias que ser víctima de violencia tiene en la salud de las personas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.