Tu animal de compañía es una fuente de Neurofelicidad para tí

YALI Y YOLa felicidad de vivir con un animal de compañía

Desde el principio de los tiempos la especie humana ha convivido con animales. Ellos le han sido de gran ayuda para el cuidado de los campos, la construcción de sus viviendas, el transporte, el avance de la tecnología y la innovación. Pero, poco a poco las sociedades humanas han necesitado menos de la ayuda de los animales ya que ésta ha ido siendo sustituida por las máquinas. Si bien aún quedan culturas en las que la ayuda de los animales sigue siendo necesaria, en la mayoría de los países occidentales ya no hay cabida para ellos en el trabajo diario

“El deseo de tener un animal tiene su origen en un antiguo deseo primario, el deseo del hombre moderno de volver al paraíso perdido”Diapositiva1 Konrad Lorenz

Sin embargo, algunos de nosotros necesitamos que los animales sigan con nosotros, necesitamos compartir nuestras vidas con ellos. ¿Cuántos de nosotros hemos tenido un perro, un gato, un periquito, un pez, y tantos otros pequeños animales? Y nuestra convivencia con ellos nos ha hecho disfrutar de bellas historias con un animal al que se ha querido, con el que se ha compartido momentos de soledad en compañía y momentos familiares de una ternura infinita. Posiblemente, parte de nosotros mismos somos los animales con los que hemos compartido nuestra vida. El escritor Saint-Exupery (1900-1944) nos describió con su Principito en qué consiste la relación entre un ser humano y un animal: “en la domesticación”, con las alegrías de la llegada del amigo y el agradecimiento de su recuerdo.

CELIA Y PUMA¿Quién, compartiendo su vida con un perro o un gato, no ha gozado de la alegría con la que le reciben al llegar a casa? Pero también los que tienen un periquito, un hámster, un conejo, o cualquier ser que pueda vivir con nosotros, saben que ellos les conocen y les necesitan. Se establece una comunicación entre la persona y el animal que los demás difícilmente entrevén, miradas de complicidad, gestos, sonidos y tantos signos labrados a los largo de la convivencia. Y si, todos los que hemos gozado de la compañía de animales sabemos que si bien sentimos mucho su partida, su recuerdo forma parte de nuestra biografía.

Aumenta nuestra oxitocina, la hormona del apego

RICHARD GERE Y HACHIKOEn un estudio llevado a cabo en la universidad estatal de Colorado, Estados Unidos, con mujeres que vivían con un perrito como compañía se pudo comprobar que sus niveles de oxitocina aumentaban cuando, tras haber estado fuera todo el día, volvían a casa y estaban con él. Esta hormona es muy importante en el establecimiento de las relaciones de apego, la socialización y la reducción del estrés. Por ello, es fácil comprender por qué la interacción con nuestros animales de compañía nos produce sentimientos de calma y relajación. Curiosamente, se produce oxitocina tanto en la persona como en el animal cuando se miran. La película sobre la vida de Hachiko, basada en un historia real, describe la relación de apego tan intensa entre el hombre y el perro.

En las mujeres se activan las mismas zonas del cerebro que cuando miran a sus hijos

Además, investigadores de la universidad de Harvard han descubierto que cuando las mujeres miran fotos de su perro se activan en sus cerebros las áreas de la emoción, del refuerzo y de la afiliación, tales como el área tegmental ventral y la sustancia negra, que son las que también se activan cuando ven fotos de sus hijos. Es decir, tener un perro nos produce emociones positivas muy parecidas a las que experimentamos cuando tenemos un hijo.

Neurofelicidad aplicada: Los beneficios de vivir con un animal de compañía

Los científicos están demostrando continuamente el beneficio que supone compartir nuestra vida con un animal de compañía, y que si bien consideramos que el “mejor amigo del hombre” es el perro, cualquier animal puede darnos felicidad, sin importar su tamaño, su aspecto o sus necesidades. Conocemos personas que adoran a un periquito, una tortuga, un pez. Que verlos todos los días les hace sentirse acompañados, felices, y que ocuparse de ellos les hace saber que son necesarios. Los beneficios de compartir la vida con una animal de compañía no dejan de sorprender a los científicos, si bien, los que tenemos su compañía ya estamos acostumbrados a disfrutarlos. Por ejemplo, se ha demostrado que los animales nos dan felicidad, nos ayudan a estar más sanos, nos aumentan la autoestima, la sociabilidad, y un largo etc. Diversas investigaciones han mostrado que las personas que tenían mascotas eran más felices. Del mismo modo, las personas que tienen animales de compañía gozan de mejor salud. Además, el vivir con animales que necesitan que les demos un paseo supone una gran oportunidad para entablar relaciones de amistad con los vecinos y sentirse parte de la comunidad.

Terapia asistida por animales de compañía

Sin embargo, recientemente hemos descubierto la gran ayuda que los animales de compañía pueden proporcionar a personas que tienen ciertas carencias tanto físicas como mentales y en aquellas que viven solas. Es lo que se denomina “Terapia asistida por animales de compañía”. Por ejemplo, la oxitocina que se produce en la interacción con nuestro animal de compañía puede ser de gran ayuda en personas con autismo o trastorno de estrés postraumático, ya que favorece las relaciones de afiliación, de apego. Actualmente se está poniendo en práctica en los centros geriátricos.

Piensa por un momento en la posibilidad de compartir tu vida con un animal, de disfrutar de su compañía, de la felicidad que aportará a tu vida y a tu bienestar.

No lo dudes:

Está esperando que lo adoptes para compartir contigo Neurofelicidad

 

Para saber más:

Eva Domènec, Francesc Ristol Asistida con Animales: Técnicas y ejercicios para intervenciones asistidas con animales. 2013

McConnell AR, Brown CM, Shoda TM, Stayton LE, Martin CE (2011) Friends with benefits: on the positive consequences of pet ownership. J Pers Soc Psychol 101: 1239–1252.

Nagasawa M, Kikusui T, Onaka T, Ohta M (2009) Dog’s gaze at its owner increases owner’s urinary oxytocin during social interaction. Horm Behav 55: 434–441.

Stoeckel LE, Palley  LS, Gollub RL, Niemi, SM, Evins, AE. Patterns of Brain Activation when Mothers View Their Own Child and Dog: An fMRI Study. PLOS ONE. October 3, 2014

Manuela Martínez-Ortiz
Acerca de Manuela Martínez-Ortiz 48 Articles
Es un placer darte la bienvenida a mi página web en la que voy a compartir información sobre Neurofelicidad y sus aplicaciones en diferentes ámbitos de nuestra sociedad como son el ámbito de la salud, el escolar, el laboral, y el económico, entre otros. Soy Doctora en Medicina y Cirugía y Catedrática de Psicobiología en la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia. Durante muchos años he trabajado en Neurocriminología, tanto en la biología de la conducta violenta como en las consecuencias que ser víctima de violencia tiene en la salud de las personas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.